Ejercicios de fisioterapia acuática

10 Jun 2020

Ejercicios de fisioterapia acuática

La terapia acuática puede ser una buena opción para aquellos que presentan algún tipo de lesión y quieren llevar a cabo un proceso de recuperación. 

Qué es la fisioterapia acuática

Es importante dejar claro el concepto de Terapia Acuática. Ésta se basa en un conjunto de ejercicios activos y pasivos que se ayudan de las propiedades del agua para mejorar una lesión. La terapia acuática no es la práctica de los estilos de natación. Aunque en algún momento podemos utilizarlos como herramienta, no son un fin de ésta. La mayoría de tareas van a ejecutarse en posición vertical y horizontal, y no siempre van a requerir un desplazamiento. Este hecho hace que cualquier persona con una lesión pueda beneficiarse de realizar terapia acuática.

 

Tipos de ejercicios 

Ejercicios de movilidad de extremidades superiores:

Estos ejercicios se pueden realizar tanto en piscina profunda como en poco profunda, donde es más fácil hacerlos. 

Con el agua a la altura del cuello, y los brazos estirados paralelos al cuerpo, hay que elevarlos hasta la superficie y volverlos a bajar hasta la cadera. Con los brazos estirados a la altura del pecho, y las palmas orientadas hacia arriba flexionamos los codos, llevando agua hacia nosotros y, posteriormente, volvemos a empujar el agua para volver a estirar los brazos. 

Con los brazos estirados a la altura del pecho, separamos los brazos hasta dejarlos en cruz con el tronco para volver a cerrarlos.

Con las manos apoyadas en la pared (separadas por el ancho de nuestro cuerpo) y el tronco ligeramente inclinado para que el agua nos llegue al cuello, realizaremos flexiones, llevamos el tronco a la pared y posteriormente haremos fuerza para volver a estirar los brazos.

 

Ejercicios de extremidades inferiores:

En este ejercicio colocaremos un churro entre las piernas o entre las axilas e intentaremos simular que vamos caminando. Hay que mover las piernas como si se dieran pasos. Este ejercicio está recomendando para recuperar movilidad y fuerza en las piernas. Al realizarlo en piscina profunda no hay impacto sobre las articulaciones y se puede adaptar la flexión y extensión de la rodilla a la hora de realizar el movimiento, en función de la capacidad de cada persona y de la etapa de la recuperación.

 

Ejercicios para tronco:

Colocarse tumbado bocarriba (flotación dorsal) e intentar cambiar a la posición de sentado, dejando el tronco recto y las piernas flexionadas 90º tanto en cadera como en rodilla. 

Como variante a este ejercicio podemos realizarlo empezando bocabajo (flotación ventral) y pasar a la misma posición de sentado, dejando cadera y rodillas a 90º.

Una vez tengamos este movimiento asimilado, podemos combinarlo con los ejercicios anteriores de brazos y realizar progresiones y desplazamientos.

 


Volver

Entendido

Nuestra web utiliza cookies para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.