Descubre la comida típica de Jaén

04 Ene 2022

Descubre la comida típica de Jaén

Los platos más típicos de Jaén se caracterizan por tener influencias de las diferentes culturas que han ido dejando su huella en la provincia y de la gastronomía de las provincias vecinas.

Evidentemente, y como todos suponemos, el aceite de oliva virgen extra es el ingrediente estrella de los platos típicos de Jaén. ¡Por algo se le conoce como la capital mundial del aceite de oliva!

Toda la provincia de Jaén es un paraíso para los amantes de la buena cocina, ya que sus platos son muy variados y se pueden encontrar diferentes variedades de un único plato, dependiendo de la zona en la que te encuentres.

Si visitas la provincia, te recomendamos que no salgas de ella sin probar antes estas comidas. ¿Preparado para ir abriendo apetito?

Comida típica de la provincia de Jaén

Aceite de oliva virgen extra

Aunque no sea una comida como tal, sino que sirve para aderezar o cocinar alimentos, el aceite de oliva virgen extra merece una mención especial.

En Jaén, destaca la variedad picual, la cual otorga ese picor y amargor característico de la zona. Esta variedad es la más cultivada en toda la provincia y una de las más saludables. Además, en toda la provincia encontramos tres denominaciones de origen, que certifican y garantizan la máxima calidad del producto: DOP Sierra de Segura, DOP Sierra de Cazorla y DOP Sierra Mágina.

Andrajos

Principalmente, este guiso se suele comer en invierno. Consiste en un sofrito de tomate, cebolla, ajo y pimiento rojo. Se le añade tortas de harina y, dependiendo de la zona, lo puedes encontrar con bacalao, conejo o liebre.

Este plato es muy típico de Úbeda.

Pipirrana

Es uno de los platos más típicos de Jaén y ha traspasado fronteras.

Es una ensalada de cebolla, tomate, aceite de oliva virgen extra, ajo, pimiento y, según el gusto, pepino. También puedes encontrarlo con huevo cocido y atún, haciéndolo aún más sabroso y apetecible. Con la pipirrana, no te olvides de mojar sopas de pan.

Sin duda, la pipirrana de Jaén es una de las mejores ideas para refrescar los calurosos días de verano. 

Ajoatao

El ajoatao es una especie de puré de patatas, que se mezcla con una masa previa de ajos molidos y aceite de oliva. Cuando se mezcla todo, se deja enfriar y se le añade un huevo y un chorreón de limón o de vinagre para evitar que se cuaje.

El ajoatao es perfecto para acompañar un plato de huevos con patatas, carnes o embutidos.

Espinacas esparragadas

Este plato tiene su origen en la serranía jiennense y, en lugar de espinacas, pueden hacerse con otras verduras, como espárragos verdes.

De esta manera, las espinacas consiguen un sabor delicioso, ya que el resultado final es suave. ¿El truco? Un chorreón de zumo de naranja o mezclarlas con cáscara de naranja. ¡Increíble!

Migas ruleras

Este plato tiene su origen en los pastores que querían aprovechar las sobras del pan. El ingrediente principal es el pan desmigado y se le añade chorizo, tocino, jamón, ajos y, cómo no, aceite de oliva virgen extra.

Un plato espectacular para los días más invernales.

Ochío

El ochío es pan, básicamente. Su origen se remonta a los monasterios de la cuenca alta del Guadalquivir. Se suele utilizar para desayunar.

Este pan se elabora con aceite de oliva y matalahúva (anís) y por cada kilo resultante, se divide en ocho trozos. ¡Por eso se llama ochío! También se elabora a base de aceite de oliva y azúcar.

En algunos lugares de la provincia, se sustituye el azúcar por el pimentón y se convierte en un plato salado al que se le añaden ingredientes como chorizo o bacalao.

Panetes

Son un postre muy típico de la Sierra de Segura, aunque se puede encontrar en toda la provincia. Para hacerlos, solo necesitamos mezclar migas de pan y huevo hasta que resulte una masa, la cual freiremos. Se añade un poco de azúcar, agua, anís, canela y naranja y se deja cocinar.

Son muy característicos de la Semana Santa.

Paparajotas / papajotes

Dependiendo de la zona de Jaén que visites, se llaman de una forma u otra. Es un postre tradicional, el cual se suele consumir en Semana Santa.

Para hacerlos, solo se necesita huevo, leche, harina y levadura. Se fríen y se sirven recién hechos espolvoreados con azúcar. Con un vaso de leche o de chocolate caliente recién hecho, están deliciosos.

 

Si te hemos convencido y quieres venir a la provincia de Jaén a degustar su gastronomía más típica, ¡siempre puedes alojarte en el Balneario San Andrés! Además, no se nos ocurre mejor plan que hacer turismo, probar platos deliciosos y luego relajarte con un tratamiento de nuestro balneario.


Volver

Entendido

Nuestra web utiliza cookies para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.