7 consejos para pasar un día relajante en un balneario

7 consejos para pasar un día relajante en un balneario

Aunque parezca tarea fácil, en muchas ocasiones, conseguir relajarnos se nos complica un poco, aun estando disfrutando de nuestra estancia en el Balneario San Andrés. Ya sea por cualquier problema o inconveniente en cualquier ámbito de nuestra vida, laboral o familiar, o incluso el estrés, nos impiden desconectar al 100% y disfrutar.

Por ello, y como queremos que disfrutes lo máximo posible de tu estancia en el Balneario San Andrés, te proponemos unos consejos de relax para un balneario, todo lo que tienes que hacer en cuanto pongas un pie en nuestras instalaciones. Así conseguirás que tu estancia sea lo más pacífica y relajada posible, ¡notando verdaderos cambios en tu mente y cuerpo!

Desconexión digital

Es el consejo más importante: apaga el móvil. Haznos caso. Tus seres queridos saben que te alojas en el Balneario San Andrés, por lo que tienen disponible nuestro número de teléfono en la web y pueden localizarte en caso de que fuera necesario.

En nuestra vida diaria, estamos tan enganchados a nuestros teléfonos móviles que estamos recibiendo constantemente estímulos externos, sin detenernos a disfrutar del ahora. Silencia ese ruido exterior para que pueda permitirte desconectar realmente. Apagar el móvil es completamente liberador y te regalará momentos de calma y paz.

En un balneario, se recargan pilas y se hace un detox de cuerpo y alma. Por eso, ¡siempre es positivo realizar un detox digital!

Disfruta de los tratamientos en el Balneario San Andrés

Aprovecha que estás en el Balneario San Andrés para realizar cualquiera de los tratamientos que tenemos disponibles. Todos los tratamientos hidrotermales, de belleza y manuales que ofrecemos están disponibles para que elijas el más adecuado o el que más te guste.

Y si tienes dudas, ¡no te preocupes! Puedes preguntar en nuestra recepción para que nuestros compañeros puedan ayudarte a escoger el tipo de terapia perfecta que necesitas según tu estado de salud, edad y forma física, ¡o incluso un mix!

Respira

La respiración puede ser reveladora y bastante calmante en determinados momentos.

Para conseguir relajarnos, debemos controlar la respiración, con aspiraciones y exhalaciones largas y profundas. Respirar de esta manera, lenta y profundamente, nos ayuda a silenciar esas voces que aparecen en nuestra cabeza, a ralentizar los latidos del corazón cuando van demasiado rápido y a calmarnos completamente de forma global.

Si quieres, también puedes intentar mezclar esa respiración profunda con la meditación. Siéntate un lugar tranquilo, cierra los ojos, relaja tu cuerpo, deja tu mente en blanco y céntrate en tu respiración. No pienses en nada. Solo disfruta del momento presente.

Música

No lo decimos nosotros, muchos estudios científicos coinciden: la música favorece nuestra relajación física y mental. Escuchar música clásica puede ayudarnos a disminuir la frecuencia cardíaca y la presión arterial, ya que tiene un efecto calmante que consigue que nuestro organismo no segregue en exceso cortisol, la hormona del estrés.

Relajación muscular

Relajar la mente ayuda, pero también lo hace relajar el cuerpo. Puedes conseguir relajar tus músculos de diferentes formas. Por ejemplo, con la relajación muscular progresiva. Esta técnica consiste en poner en tensión todo tu cuerpo, aguantando toda la tensión posible unos segundos y luego soltarla de golpe y dejar el cuerpo sin ningún tipo de tensión.

También puedes practicar alguna tabla de estiramientos al aire libre o realizar ejercicio físico en nuestras instalaciones. Tenemos más de 45.000 metros cuadrados que puedes aprovechar en cualquier momento para recargar energías. Y para quien no lo sepa, solo con pasar 20 minutos en contacto con la naturaleza, se reduce hasta en un 20% los niveles de cortisol.

Visualízate

La imagen tiene un gran poder disuasorio sobre nuestro cerebro, hasta el punto de poder cambiar nuestro estado de ánimo y afectarnos físicamente. Cerrar los ojos e imaginar un lugar seguro y en calma va a eliminar ruido mental y aliviar tensiones.

Siente esa tranquilidad y esa paz que te aporta eso que estás visualizando y verás cómo consigues relajarte completamente.

Da las gracias

Los ejercicios de gratitud son sencillos y te pueden ayudar a calmarte.

Por eso, intenta recordar las cosas que tienes y aquellas por las que quieras dar las gracias. Puede ser alguna persona, algo material o cualquier cosa que creas que es importante para ti y que mejora tu vida.

Estos ejercicios de gratitud tienen múltiples beneficios para nuestra salud. Incluso, muchos expertos recomiendan agradecer todos los días por tres cosas que tengamos en nuestra vida y por las que nos sintamos afortunados.

Descansa

Dormir es importantísimo para la salud; eso lo sabemos todos. Dormir mal tiene muchos inconvenientes: estamos menos concentrados durante el día, tenemos antojos, comemos a deshoras, sufrimos dolores de cabeza…

Una siesta también puede ser beneficioso si sientes que lo necesitas. Si sientes que no es tu día o que no lo estás aprovechando al máximo por haber pasado mala noche, acuéstate unos 30 minutos para levantarte como nuevo.

Como verás, aquí tienes unos cuantos consejos de relax para un balneario, aunque también los puedes aplicar en cualquier momento de un frenético día para relajarte.

Volver

Últimas entradas:

Reseñas
4.4/5 1013 reseñas
Valoraciones en Tripadvisor 4.0/5 132 reseñas
Valoraciones en Booking 8.3/10 287 reseñas
4.4/5 178 reseñas

Suscríbete a nuestra newsletter

Podrás estar al día de todas las novedades del centro, recibirás consejos de salud e información de valor sobre el cuidado de nuestro cuerpo. Además serás el primero en conocer todas nuestras ofertas y sorteos de redes sociales.