Consejos para el cuidado de la piel en verano

Consejos para el cuidado de la piel en verano

Al igual que cuidamos los pies o las manos, debemos preocuparnos por la piel, ya que es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y el que más exponemos.

En verano, nuestra piel sufre más por la exposición al sol, la sal de la playa, el cloro de las piscinas, el sudor, los excesos de las vacaciones… Y es en esta época cuando debemos darle un plus de hidratación, cuidado y protección.

Si ya sabes cuáles son los consejos para tener una piel perfecta y saludable, ahora tienes que ahondar un poco más sobre el tema y conocer estos consejos para el cuidado de la piel en verano. ¡No te arrepentirás!

Limpieza y preparación de la piel

Es un hecho: durante el verano, nuestra piel se ensucia más. El sudor, los agentes contaminantes, el viento, la arena, tocarnos más la cara, echarnos protección solar, la sal, el cloro… Todos estos factores generan residuos que se almacenan en nuestra piel, otorgándole un aspecto apagado.

Esta acumulación de residuos altera el manto ácido de la piel y es cuando aparecen las manchas, poros dilatados, acné, arrugas, etc. Cuando estos signos salen a relucir, nuestra piel nos está pidiendo a gritos una limpieza y una exfoliación. De hecho, si te estás preguntando para qué sirve la exfoliación corporal, debes saber que tiene múltiples beneficios.

No basta con lavarnos todas las mañanas con agua, sino realizar una buena limpieza tanto por la mañana como por la noche y una exfoliación dos veces a la semana. Estos son los pilares de una buena rutina de limpieza para eliminar la suciedad y la grasa que se acumula en nuestra piel y, por supuesto, para retirar las células muertas de la cara y del cuerpo.

Con nuestra piel limpia, ya la tendremos preparada para los siguientes consejos.

Hidratación

El verano se caracteriza por la deshidratación. Aunque no nos demos cuenta y estemos todo el día en la piscina o en la playa, nuestra piel sufre de deshidratación por las elevadas temperaturas y demás factores.

Es entonces cuando notaremos nuestra piel más apagada y seca. Incluso, es normal en verano notar que nuestra piel se escama al salir del agua, con una sensación de tirantez.

La solución para ofrecer un plus de hidratación a nuestra piel es aplicar cremas hidratantes en abundancia sobre el cuerpo después de cada ducha y usar jabones que no la deshidraten. Por si no lo sabías, cuando nos duchamos, el jabón que utilizamos puede alterar el pH de nuestra piel y es por eso que es importante aplicar luego cremas hidratantes, para reestructurar la barrera dañada.

Pues ahora imagina que no proteges la barrera cutánea durante el verano. Tu piel sufre y mucho. Por tanto, aplica siempre cremas hidratantes para la piel, después del baño de la piscina y, por supuesto, ¡después de tu limpieza! Y si tienes la piel grasa o mixta, también necesitas hidratación. Escoge aquellas cremas que no aporten grasa. Tu piel te lo agradecerá.

Protección solar diaria

Es cierto que cuando nos bronceamos, nos sentimos más guapos y nuestra autoestima sube. ¡Pero hay que tener mucho cuidado con el Sol! El astro rey es el gran enemigo de nuestra piel y, si no tomamos las precauciones suficientes, podemos estar exponiéndonos a graves peligros.

Los efectos del sol son muy negativos a largo plazo: en nuestra piel, pueden aparecer signos de envejecimiento prematuro, como manchas, arrugas, líneas de expresión, sequedad, quemaduras… Y eso sin tener en cuenta el desenlace fatal que puede tener la exposición al sol sin protección: cáncer de piel.

Por ello, es muy importante aplicar siempre protección solar a diario, de factor 50 y renovarlo cada cierto tiempo. Igualmente, intenta evitar la exposición al sol entre las 12h y las 17h, ya que es durante esta franja cuando los rayos del sol son más fuertes.

Escoge protectores solares resistentes al agua, a la arena y al sudor y aplícalo cada dos horas y/o después de cada baño. Es un mito aquello de que la protección solar no permite el bronceado. Lo cierto es que sí consigues un bronceado mucho más saludable y duradero.

Hidratación… ¡También por dentro!

El agua debe ser nuestro mejor acompañante en verano. Durante la época estival, nuestro cuerpo pierde mucha agua debido a las elevadas temperaturas y debemos reponer esa falta de hidratación.

Esa falta de hidratación también se nota en el aspecto de nuestra piel, como con la aparición de signos de envejecimiento prematuro y sequedad. Para mantener hidratada nuestra piel, es importante aplicar cremas hidratantes, ¡pero también beber mucha agua!

Aunque depende de la actividad física que realicemos, en verano, los expertos recomiendan beber alrededor de 2 litros de agua al día y tomar alimentos ricos en agua, como el pepino o la sandía.

Ropa adecuada

Puede que este apartado parezca insignificante, ¡pero muchos de nosotros no lo llevamos a cabo!

Durante el verano, debemos utilizar ropa que permita la transpiración natural de la piel; ya que las altas temperaturas harán que nuestra piel sude más para regular la temperatura corporal. Si utilizamos ropa que no permita esa transpiración, estaremos dañando nuestra piel y poniendo en peligro nuestra salud.

Utiliza ropa de tejidos naturales, como el lino, e intenta evitar productos que contengan alcohol, ya que pueden irritar la piel o provocar manchas al exponernos al sol.

Asimismo, protege aquellas zonas que más exponemos al sol, como la cara, el cuello, los brazos y las piernas. Utiliza sombreros y gafas. ¡Cualquier medida es buena para proteger nuestra piel!

Alimentación

Ya sabemos que la alimentación tiene relación con la salud de la piel, ¡y en verano no va a ser diferente!

Aunque hay que comer de todo, hay ciertos alimentos que ayudan a hidratar nuestra piel y a mejorar el aspecto y nuestra salud durante la época estival.

Para ello, debemos consumir alimentos ricos en agua, como el pepino o la sandía, y basar nuestra alimentación en frutas, verduras y alimentos antioxidantes. Estos últimos protegen nuestra piel previniendo la degeneración celular y estimulando el flujo sanguíneo de la piel. Además, también luchan contra los radicales libres del Sol.

Un consejo que te damos desde el Balneario San Andrés es consumir productos de temporada, ya que son los más adecuados para combatir las altas temperaturas del verano, ¡además de estar buenísimos!

Verduras como el calabacín, el rábano o el tomate están deliciosos y están de temporada en verano, hazte una ensalada de frutas con kiwis, melón, albaricoques, melocotones… ¡Delicioso!

Tratamientos estéticos

Y por si tu piel necesitara un extra de hidratación, siempre puedes recurrir a los tratamientos estéticos, además de darte un capricho.

A diferencia de lo que se pueda creer, realizarse determinados tratamientos estéticos en verano no es perjudicial para la piel y podremos seguir exponiéndonos al sol sin riesgo (siempre y cuando apliquemos nuestro protector solar).

En el Balneario San Andrés, tenemos una serie de tratamientos hidrotermales, tratamientos de belleza y técnicas manuales que pueden ayudar a mejorar la salud de tu piel y a presumir de tener una piel perfecta. Sigue estos consejos para el cuidado de la piel en verano ¡y luce piel perfecta!

Volver

Últimas entradas:

Reseñas
4.4/5 1095 reseñas
Valoraciones en Tripadvisor 4.0/5 136 reseñas
Valoraciones en Booking 8.3/10 294 reseñas
4.3/5 186 reseñas

Suscríbete a nuestra newsletter

Podrás estar al día de todas las novedades del centro, recibirás consejos de salud e información de valor sobre el cuidado de nuestro cuerpo. Además serás el primero en conocer todas nuestras ofertas y sorteos de redes sociales.