Diferencia entre exfoliación y peeling

Diferencia entre exfoliación y peeling

Con el paso de los años, la piel pierde su capacidad natural de renovación y regeneración. Si además le sumamos la acción de los temidos agentes externos, como pueden ser la contaminación o la incidencia de los rayos del sol, nuestra piel podría sufrir el denominado envejecimiento prematuro, el cual tiene resultados como pérdida de textura, uniformidad y luminosidad, arrugas, aspecto apagado, etc.

Una de las bases para evitar el envejecimiento prematuro es realizar una limpieza y cuidado constante de nuestra piel. Para conseguirlo, solo necesitamos llevar a cabo unos sencillos pasos: limpieza, hidratación y protección solar, combinándolo con la acción de la exfoliación y/o el peeling.

Estos dos tratamientos se utilizan sin distintivos entre ellos, ya que ambos hacen referencia a la descamación de la piel. Sin embargo, existen unas cuantas diferencias entre exfoliación y peeling que vamos a ver a continuación.

Qué es una exfoliación

La exfoliación es un tratamiento facial que elimina las células muertas y las impurezas de nuestra piel, concretamente, de las capas más superficiales. Su acción principal es regenerar la piel y prepararla para el tratamiento cosmético que se aplique a continuación y así conseguir mejores resultados. Además, elimina la suciedad de los poros y evita los puntos negros.

Existen diversos tipos de exfoliación facial, pudiendo hacerse a través de un proceso natural o artificial. Incluso, puedes realizar una exfoliación en casa. Solo necesitas escoger los productos exfoliantes adecuados a tu tipo de piel (grasa, mixta, normal, seca o sensible).

Qué es un peeling

El peeling, por su parte, es un tratamiento facial que penetra y actúa en las capas más profundas de la dermis, en el cemento intercelular, consiguiendo un resultado mucho más profundo y con efectos más visibles y duraderos.

Además de eliminar las células muertas, como hace la exfoliación, el peeling es un tratamiento que ayuda a tratar determinados problemas faciales, como puede ser el acné, las arrugas, las manchas o las cicatrices.

El peeling se realiza a través de exfoliantes químicos y es recomendable consultar a un especialista antes del tratamiento.

Principales diferencias

Como hemos visto, la principal diferencia entre la exfoliación y el peeling es la profundidad de las capas de la piel que alcanzan para su acción. Además de los resultados que pueden obtenerse de uno u otro, también guardan una serie de diferencias:

Características de la exfoliación: 

- Apto para pieles sensibles. A diferencia del peeling, el exfoliante puede usarse para pieles sensibles; solo es necesario escoger un producto orientado para este tipo de pieles. Debido a que actúa en la parte más superficial de la dermis, el exfoliante no ocasiona daños.

- Se consigue una textura más suave y luminosa en el rostro, contribuyendo también a evitar la obstrucción de los poros.

- La exfoliación podemos realizarla en casa. Para ello, lavamos nuestra cara y aplicamos el exfoliante masajeando la zona T principalmente (frente, nariz y barbilla). No frotes con demasiada dureza. Limpiamos con agua tibia.

- Permite la exposición posterior al sol. La exfoliación no es un tratamiento invasivo, por lo que podemos exponernos al sol después. De hecho, se recomienda exfoliar la piel antes de tomar el sol si nuestro objetivo es conseguir un bronceado más homogéneo. Igualmente, para proteger nuestra piel, exfoliarla antes de la exposición solar implica una mayor protección, puesto que al regenerar la piel se activa la melanina, la proteína encargada de la defensa de los daños de los rayos solares.

- Puedes realizar una exfoliación antes de depilarte. Para conseguir una depilación más duradera, puedes exfoliarte la piel antes del proceso. Como eliminas la piel muerta superficial, ayudamos a que la maquinilla o la cuchilla se deslice más fácilmente sobre la piel. Por el contrario, no es recomendable exfoliarse la piel después de la depilación, puesto que ya de por sí ha sufrido y solo estaremos empeorando su situación.

Características del peeling:

- Implica una exfoliación más profunda. El peeling es un tipo de tratamiento que, al actuar en las zonas más profundas de la piel, sirve para tratar determinados problemas cutáneos del rostro. Algunas de estas aplicaciones son arrugas, cicatrices, manchas, acné… No solo elimina las células muertas como hace el exfoliante, sino que actúa y combate contra otras imperfecciones.

- No es necesario frotar el rostro para que el peeling actúe. Los componentes químicos que contienen estos tipos de productos, principalmente alfa-hidroxiácidos, cumplen su función sin necesidad de friccionar la piel.

- Regenera la piel. El peeling estimula la formación de nuevas células, eliminando las muertas que se depositan en nuestra piel. Favorece la formación de colágeno, lo que implica que nuestra piel se vea renovada e hidratada.

- El peeling debe realizarlo un especialista. Básicamente, este realizará un examen de tu piel y aplicará el producto que mejor se adapte a tus necesidades.

- Evita realizar un peeling en verano. Al someter nuestra piel a este tipo de tratamientos, esta se vuelve más fina y los rayos del sol pueden incidir con mayor fuerza sobre ella, pudiendo provocar quemaduras y dañando nuestro cutis. Siempre que te hagas un peeling, independientemente de la estación del año, utiliza protector solar (aunque este paso debería realizarse diariamente).

Consejos y recomendaciones

Una de las preguntas que más se repiten es la edad idónea a la que se pueden realizar la exfoliación y el peeling. Es cierto que según la edad que tengamos y las características de nuestra piel, deberemos realizar más o menos pasos en nuestra rutina de skincare.

La exfoliación es aconsejable a cualquier edad, incluidas en las edades más tempranas. Las pieles más grasas, especialmente en la adolescencia, se benefician de productos que ayuden a limpiar los poros, como es el caso de la exfoliación. Con la edad, la exfoliación sigue siendo igual de necesaria porque además de eliminar impurezas y limpiar poros, activa la circulación, consiguiendo una textura más suave y mayor luminosidad. Recuerda que la exfoliación debe realizarse una o dos veces por semana, no más.

El peeling, por su parte, es un tratamiento más invasivo y no sería adecuado, como norma general, aplicarlo en las edades más tempranas. Por supuesto, esto debería determinarse en función de la piel de cada persona. Si una piel joven tiene problemas de acné o manchas, por ejemplo, sí que podría valorarse la opción de realizar un peeling.

Volver

Últimas entradas:

Reseñas
4.4/5 1095 reseñas
Valoraciones en Tripadvisor 4.0/5 136 reseñas
Valoraciones en Booking 8.3/10 294 reseñas
4.3/5 186 reseñas

Suscríbete a nuestra newsletter

Podrás estar al día de todas las novedades del centro, recibirás consejos de salud e información de valor sobre el cuidado de nuestro cuerpo. Además serás el primero en conocer todas nuestras ofertas y sorteos de redes sociales.