El circuito termal, ¿en qué consiste?

El circuito termal, ¿en qué consiste?

Tanto para realizarlo solo como acompañado, el circuito termal siempre resulta una buena opción cuando visitamos un balneario. 

¿Qué es un circuito termal? 

Los circuitos termales son aquellos circuitos que se realizan para beneficiarse del uso terapéutico de las aguas, con el objetivo de conseguir un completo bienestar. 

En los balnearios, el circuito termal se lleva a cabo combinando el agua a diferentes temperaturas y con diferente mecánica. Así, en un circuito termal se disfruta de sesiones con agua caliente y fría con mayor o menor presión y focalizadas a diferentes puntos del cuerpo. 

La duración de un circuito termal oscila entre los 45 y los 90 minutos y, aunque no tiene contraindicaciones, siempre se debe consultar con el personal médico de las instalaciones en caso de que se padezca alguna enfermedad. 

Para disfrutar de los beneficios que ofrece un circuito termal, solo bastará con una sesión. Sin embargo, si queremos que los beneficios se alarguen en el tiempo y sentirnos mucho mejor, los expertos recomiendan realizar un circuito termal una vez cada tres meses y coincidiendo con los cambios de estación, cuando nuestro sistema inmunitario es más sensible a los estímulos ambientales.   

Cómo realizar correctamente un circuito termal 

Para conseguir beneficiarnos de todas las ventajas de un circuito termal, se debe seguir un orden estructural: 

- Piscina de hidromasaje. En la piscina de hidromasaje, normalmente, las aguas tienen propiedades curativas y se complementan con diferentes elementos, como cascadas, chorros subacuáticos de agua o cuellos de cisne, entre otros. El objetivo principal de esta primera fase es conseguir un estado de relajación, el cual se consigue descontracturando los músculos.  

- Aguas termales. Esta fase se lleva a cabo en saunas, baños turcos o baños de vapor para fomentar la sudoración, la dilatación de los vasos sanguíneos y la eliminación de toxinas. Además, deja la piel limpia y suave. Esta fase se realiza con agua caliente. 

- La tercera fase del circuito se compone de un tratamiento de belleza, que puede consistir en un masaje, o continuar con el circuito termal, el cual prosigue con el contraste de temperatura en jacuzzis de agua fría, fuentes de hielo, duchas terapéuticas, pediluvios… Esta fase se realiza con agua fría, con lo que se reactiva la circulación sanguínea. 

- Fase de reposo. Antes de finalizar con el circuito termal, es necesario realizar una fase de reposo en la que se recupera el organismo, ya que ha podido perder agua y sales minerales durante el proceso. 

Como decimos, los circuitos termales dependen de las instalaciones del balneario en el que se realicen. Por ejemplo, en el balneario San Andrés, disponemos de baño termal, baño de hidromasaje con hidrojets subacuáticos, baño de burbujas, chorro termal, ducha bitérmica, etc. 

Beneficios para la salud 

El circuito termal en el balneario San Andrés presenta varios beneficios, siendo los principales la reducción de la tensión muscular y la activación de la circulación. El circuito termal comienza en la piscina cubierta termal y se compone de cama de burbujas, cortina de espalda, cañón cervical y masajeadores subacuáticos para pie, piernas, abdomen, lumbares y chorro contracorriente. 

El agua del balneario San Andrés tiene propiedades mineromedicinales, las cuales emergen del manantial que da nombre al balneario. Fueron autorizadas por R.O. en 1853 y declaradas de Utilidad Pública en 1948. Estas aguas se recomiendan para personas con patologías osteomusculares, cardiovasculares, gastrointestinales, renales, dermatológicas, de estrés o, incluso, de las vías respiratorias. 

Al estar clasificadas como aguas hipotermales y de mineralización media con un pH neutro, las aguas del circuito termal en el balneario San Andrés tienen muchos otros beneficios: 

- Reducen el estrés y las dolencias musculares. 

- Mejora la dermatitis atópica, la psoriasis, los eccemas y otros problemas de la piel. 

- Gracias a la diferencia de presión en los chorros, actúan sobre hemorroides, problemas de vejiga, enfermedades cardiovasculares, cervicales, enfermedades crónicas de las vías respiratorias… 

- Propiedades detoxificantes

El alternar aguas a diferente temperatura activa el sistema sanguíneo y linfático, así como el metabolismo. Nuestro sistema inmunitario se equilibra, se rejuvenece el organismo y se rebajan los niveles de estrés. 

 

Volver

Últimas entradas:

Reseñas
4.4/5 1140 reseñas
Valoraciones en Tripadvisor 4.0/5 140 reseñas
Valoraciones en Booking 8.3/10 317 reseñas
4.3/5 188 reseñas

Suscríbete a nuestra newsletter

Podrás estar al día de todas las novedades del centro, recibirás consejos de salud e información de valor sobre el cuidado de nuestro cuerpo. Además serás el primero en conocer todas nuestras ofertas y sorteos de redes sociales.