Qué es el drenaje linfático

Qué es el drenaje linfático

¿En qué consiste el drenaje linfático?

El drenaje linfático es una técnica en la cual, a través de masajes suaves en distintas partes de nuestro cuerpo conseguimos mejorar la circulación de la linfa y, por lo tanto, del sistema linfático.

Con estos masajes conseguimos mejorar la contracción de los vasos linfáticos de forma automática, a eliminar edemas y otras alteraciones que se producen por una mala circulación de la linfa.

Te preguntarás, ¿qué es el sistema linfático? La función de la linfa es transportar deshechos que se forman cuando las células se nutren, hasta que llegan a la sangre. Estos deshechos son transportados hasta el sistema excretor que los elimina.

El problema aparece cuando se producen edemas. Esto ocurre cuando sistema linfático no puede llegar y depurar ciertas zonas y los deshechos (líquidos y otras sustancias) se quedan ahí.

Una buena solución para este problema es el drenaje linfático ya que a través de presión ayudamos a arrastrar esos líquidos y evitamos que se quede estancados.

Otra función que desempeña el sistema linfático es la de defensa de nuestro organismo gracias a los ganglios linfáticos que actúan depurando los agentes patógenos y neutralizando posibles daños que estos puedan causar.

Las causas de que se retengan líquidos pueden ser variadas, desde un mal funcionamiento del sistema linfático a otras causas ajenas a la linfa como edemas venosos, traumáticos, durante el embarazo, cirrosis hepática…

¿Cómo se realiza un drenaje linfático?

Los drenajes linfáticos debe realizarlos siempre un profesional que tiene que cumplir las siguientes indicaciones para que este sea efectivo:

- El masaje no debe doler y debe ser muy lento, llegando a ser placentero y relajante.

- Como hemos indicado, debe realizarse por un profesional que conozca la dirección que siguen los conductos linfáticos. Debe seguir estos conductos de forma lenta y repetitiva.

- El drenaje linfático debe ser muy repetitivo por lo que no tiene que durar menos de una hora.

¿Qué beneficios tiene el drenaje linfático?

Cada vez es más recomendable este tipo de masaje por sus múltiples beneficios, no sólo estéticos si no también para la salud. Muy a menudo se está recomendando el drenaje linfático para las personas que padecen cáncer como tratamiento de edemas traumáticos, linfedemas y otras complicaciones linfáticas.

Algunos de los beneficios de esta técnica son:

- El que ya hemos nombrado en repetidas ocasiones: Reactiva la circulación linfática, evitando la retención de líquidos y sustancias de desecho.

- Al retener líquidos las personas nos sentimos hinchadas. El drenaje linfático hace que esa hinchazón se reduzca.

- Como también hemos mencionado ayuda a los ganglios linfáticos a defender a nuestro organismo frente a amenazas.

- Disminuye la celulitis, el acné y hace que nuestra piel tenga mejor aspecto.

- En enfermedades como la fibromialgia que ocasionan dolores, el drenaje linfático hace un efecto analgésico.

- Una vez que has recibido el masaje, tu cuerpo y tu mente estarán relajados por lo que es beneficioso para combatir el estrés, la ansiedad, la migraña, los vértigos…

- Ayuda a nuestra circulación sanguínea y elimina los problemas causados por una mala circulación como son las varices.

- Ayuda a funcionar a tus riñones.

 

Si quieres saber más sobre salud y tratamientos beneficiosos para nuestro organismo, no dudes en seguir a nuestro blog todos los meses. Además, si estás interesado en realizarte un drenaje linfático, ¡contacta con nosotros!

Volver

Últimas entradas:

Reseñas
4.4/5 1095 reseñas
Valoraciones en Tripadvisor 4.0/5 136 reseñas
Valoraciones en Booking 8.3/10 294 reseñas
4.3/5 186 reseñas

Suscríbete a nuestra newsletter

Podrás estar al día de todas las novedades del centro, recibirás consejos de salud e información de valor sobre el cuidado de nuestro cuerpo. Además serás el primero en conocer todas nuestras ofertas y sorteos de redes sociales.